Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2017

¿Filtraciones de seguridad en LexNet? Otra novia que va al altar (ii)

Imagen
Cervera, el Almirante que llevó al desastre a una armada española en 1898 en Cuba, a su vuelta a España fue nombrado Senador vitalicio y se dedicó a explicar su batalla. El marino zarpó de Cádiz advirtiendo que iba al matadero contra los Estados Unidos aunque en realidad no tuviera bajo su mando una flota vieja, ni carente de potencial y que dos de sus oficiales, el Capitán Victor Concas y el también Capitán y Jefe del Estado Mayor Joaquín Bustamante, contradijeran la errónea estrategia del Almirante; almirante que llegó a desobedecer una orden directa del Capitán General de Cuba. El resultado, que no sé si se enseña en los Colegios, lo definió claramente Alfred Mahan, marino e historiador «Es difícil pensar en volver jamás a tener otro adversario tan completamente incapaz como se mostró en 1898 la escuadra española» y también lo resumió el Capitán del crucero norteamericano Texas John Woodward: «Los barcos españoles vinieron a nosotros como la novia que va al altar». 
¿Cómo qué novia…

¡Buena la que se va a armar sobre LEXNET, pero buena, buena!

Imagen
Cuenta la historia que en el año del Señor de 1809, tropas francesas se enfrentaron a españolas en la localidad de Ocaña. En esta ocasión no había ayuda inglesa así que el Mariscal Claude Victor no tuvo problemas para causarnos un 60% de bajas en un contingente de 50.000 soldados, a cambio de 2.000 en el lado francés. Les cuento esto porque el general español al mando, Juan Carlos Aréizaga, incapaz de dar ninguna orden, se limitó a mirar por el catalejo y a repetir: «¡Buena la que se va a armar, pero buena, buena, buena, buena! » y les insisto en la idea, aunque no la haya expresado todavía, porque Arthur Wellesley, más conocido en estas tierras como el Duque de Wellington, opinaba esto de nuestros mandos: «En este ejército no hay ningún general capaz de mandar un cuerpo de ejército, ni de administrarlo; no hay alto mando, ni intendencia y, lo peor de todo, no hay ni una sola persona a quien avergüencen estas cosas y capaz de hacer el menor esfuerzo por remediarlas ». 
Hilemos ahora nu…

Pues yo sí tengo miedo y, no precisamente por lo que creen.

Imagen
Hubo un tiempo en España en que eso del terrorismo estaba bien visto por una parte de la sociedad o, si lo prefieren, no causaba el repudio y la condena que años de asesinatos de Militares, Guardias Civiles, Policías Armadas o Nacionales no habían producido; parecía que la muerte de uno de ellos iba con el sueldo o, peor aún, que como servidores de una dictadura sabían a lo que se exponían llevando uniforme. Como sabemos la democracia no acabó con el terrorismo, es más, lo acentuó y quienes antes se creían a salvo luego vieron que podían ser un objetivo, cuando en realidad y desde el primer minuto el objetivo éramos todos. En la tercera fase, que es en la que ahora estamos, pugna el triunfo de los servicios contraterroristas y la obligación de reparación a las víctimas (esto es también memoria histórica) con la gestión política y el manejo del lenguaje; elementos que deberían tratarse conjuntamente para un final definitivo, pero como ya saben la violencia debe condenarse venga de dond…