Felicidades y gracias.


Y muy orgulloso que anda uno después que S.M. el Rey D. Felipe VI haya recibido a la 41ª Promoción de Letrados de la Administración de Justicia y no ya solo porque fui su orientador hipotecario durante una semana (lo de profesor o tutor me queda muy lejos) y los conozca -o, mejor dicho, las conozca, porque son ellas legión y nosotros la minoría que arrancó con mi promoción, la del año 1993-, sino porque por primera vez salimos de ese anonimato y de paso de la ignorancia que siempre aproxima al precipicio. 

Así que sí, estoy sumamente orgulloso por ellos y porque creo, además, que se lo han ganado. Es cierto, todos hemos opositado y nos hemos dejado años, muchos o pocos, delante de libros, fotocopias y apuntes y quizá alguna noche, colgados de algún cigarrillo y de algunas copas nos hemos preguntado sí merecía la pena tanta hora, tanto disgusto y la madre que parió al censo enfitéutico. 

No voy a contestar a esa pregunta después de casi veinticuatro años haciendo la estadística a palotes, pero lo que ha estudiado esa gente y el tiempo que lleva de prácticas teóricas, prácticas y medio pensionistas y el rigor con el que se desempeñan en las mismas, no tiene rival en ninguna otra promoción. 

Y encima se llevan bien; lo sé, quizá haya exagerado sobre esto último, pero miren dibujo un panorama que no esperaba encontrarme y aún a riesgo de incurrir en la exageración, creo que por una vez es el momento y el lugar. 

Así que felicitando también a quien lograra la recepción Real, esta misma noche van a caer un par de cervezas a la salud de la 41ª Promoción de Letrados de la Administración de Justicia. 

Un honor y un placer habernos conocido. Gracias y felicidades.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El recurso de revisión contra las resoluciones del Secretario Judicial.

Lo que no puedo decir, pero si pensar sobre el absentismo en la Ciudad de la Justicia de Valencia.

El embargo de las cuentas bancarias en las que se ingresa el sueldo o pensión.