Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

¿Decreto de adjudicación o escritura de hipoteca?.

Dejo colgado el epígrafe dedicado en el libro sobre la ejecución hipotecaria al título por el que se continúa la ejecución hipotecaria en una ordinaria. 

Más información sobre el libro pinchando AQUI
Ejecución hipotecaria
Publish at Calameo or read more publications.

El futuro de la justicia siempre se escribe en pasado.

Imagen
Absolutamente sorprendente la última encuesta digital del Consejo General de la Abogacía Española: el deficiente servicio que prestamos – me refiero a los Juzgados- está motivado, según los opinantes anónimos, en la falta de medios materiales y de personal; en el incumplimiento de horarios y falta de productividad y, en tercer lugar, en el desinterés en agilizar los procedimientos. Se me escapa está última: ¿cómo agilizo un procedimiento?. Lo adelgazo, lo empujo o, peor aún, lo adelanto a otros. No se referirá a eso, supongo, pero tampoco veo por ningún lado en esa consulta, el alarmante descenso en la calidad de la preparación de los Abogados que obligan a subsanar el proceso una y otra vez; no es discrepancia de criterios, es desconocimiento. Tampoco aparece en la repetida encuesta, ese asalto diario en la oficina judicial de habilitados, preguntando por lo suyo y de llamadas de teléfono para confirmar que lo suyo – preguntado ya en el mostrador- sigue sin venir en el reparto del c…

El nombramiento de procurador y abogado del turno de oficio y la necesidad de apoderamiento.

Imagen
No es la primera vez que se trata el asunto de los efectos del nombramiento de procurador por el turno de oficio, respecto a la necesidad de realizar posteriormente un apoderamiento “apud acta” en el Juzgado correspondiente. Suele concluirse que no se trata de cuestiones contrapuestas y que la designación administrativa del Colegio no impide la aplicación del artículo 24 LEC, por su carácter preceptivo. 
Posteriormente se afirmó que el alcance de la representación procesal del procurador que actuaba designado por el turno de oficio, era el mismo que el que actuaba con poder de designación directo de la parte que lo solicitaba mediante otorgamiento notarial de poder. Y no habiendo distinción, no sería preciso el apoderamiento “apud acta” en los casos de procurador de turno de oficio. 
Esta segunda teoría entiende que el poder notarial y la designación mediante comparecencia ante el secretario judicial no son los únicos medios que habilitan la válida postulación del representante procesal…

La fijación de cuantía en la admisión de la demanda.

Imagen
Ahora que parece que nos quitan la dirección, que nunca tuvimos, de una oficina judicial inexistente y que aunque la hubiéramos tenido, tampoco la queríamos, porque ocasiones las ha habido y muchas, para dirigir bien los Servicios Comunes (o, al menos, para hacer ruido), publicaré este comentario antes que caduque. Una pena, lo de la caducidad, no lo de la pérdida de la nada. 
Pues bien, compete al Secretario judicial la fijación de la cuantía del pleito y aunque no podrá inadmitirse la demanda porque se entienda inadecuado el procedimiento por razón de la misma, si la demanda se limitare a indicar sin más la clase de juicio que corresponda, o sí, tras apreciarse de oficio que la cuantía fijada es incorrecta, no existieren en aquélla elementos suficientes para calcularla correctamente, no se dará curso a los autos hasta que no se subsane el defecto. 
Se antoja difícil un ejemplo de inadmisión a trámite de la demanda por razón de la cuantía, y salvado el defecto se le dará al juicio la t…

La declaración de insolvencia del ejecutado en el proceso civil.

Imagen
La Ley de Enjuiciamiento Civil desconoce los conceptos de insolvencia y de crédito incobrable. 
Entiende MORENO CATENA que el art. 570 LEC invita —mejor dicho, exige— al acreedor que inste la ejecución aún a sabiendas que el deudor no puede cumplir —o no tiene que cumplir— en ese momento, pero será necesario iniciar y mantener abierto sine die el procedimiento sino quiere ver perjudicado definitivamente el derecho en una resolución judicial o arbitral firme. 
Inexplicablemente, la Ley de Enjuiciamiento Civil regula una vía de apremio que sólo puede acabar con la satisfacción íntegra del ejecutante de tal modo que ni la insolvencia del ejecutado, ni la imposibilidad del cobro permite solventar el proceso de ejecución. En ambos supuestos la ejecución ha fracasado y esta situación debería llevarnos sin más al archivo del proceso porque la prohibición (o la omisión) no facilita un posterior cobro del ejecutante, llevándonos todo lo más a interminables diligencias sin objeto alguno. 
Salvand…