Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

Hartazgo de chapucerías legislativas: la poda del Tribunal Supremo en el Arancel de Procuradores.

Imagen
Defendí hace unos días que el llamado Arancel de los Procuradores (Real Decreto 1373/2003) no tiene ningún soporte legal o, el que parece tener en la LEC, es completamente insuficiente para saltarse la prohibición impuesta por la legislación sobre la libre competencia. No vuelvo sobre el asunto porque lo ha hecho la Sala 3ª del Tribunal Supremo (Sección 3ª) en un Auto de 19 de julio de 2011 (ROJ: ATS 7800/2011), en el que aprovecha el tope máximo de derechos que puede cobrar un Procurador fijado en el Real Decreto-ley 5/2010, de 31 de marzo y lo establecido en el artículo 139.3 Ley Jurisdicción Contenciosa- Administrativa, para considerar manifiestamente desproporcionada la carga que resultaría para el deudor de la condena en costas (la Administración del Estado) de abonar al Procurador de la otra parte unos derechos arancelarios por importe de 106.769,27€, cuando los honorarios del Letrado por su actuación profesional en el mismo recurso habían quedado reducidos a 25.000 euros.
El Pr…

Acuso recibo de su petición de independencia y discrepo de todo lo que escribe.

Imagen
Remito la respuesta que a continuación transcribo a la llamada Plataforma cívica por la independencia judicial.
He leído con detenimiento la carta que publica en la página de la Plataforma cívica por la independencia judicial y pasa usted por alto un pequeño detalle que termina provocando la bola de nieve, que luego pretenden parar con manifiestos, firmas de documentos y propuestas de variada naturaleza que no entiendo bien.
La política no es una ciencia infusa, ni puede separarse de la persona y la politización de la justicia arranca con la politización del Juez. Esto es, el Consejo General del Poder Judicial es un órgano político, porque durante años los Jueces (personas) han atendido al canto de las respectivas sirenas y no han resistido dos minutos al embrujo de la pérdida de independencia.
No hablemos ya de las Consejerías de Justicia de la España plural, repletas de Jueces y Magistrados o de los múltiples puestos de asesor, que trufan el escalafón de otros Cuerpos de funcionarios…

Y ¿por qué tasamos costas?. Minutas cargadas y un Arancel ilegal.

Imagen
Creo que ayer los Abogados publicaban uno de esos estudios en el que somos todos muy malos (Jueces, Secretarios Judiciales, demás funcionarios y el CGPJ) y todos los demás muy buenos (la famosa Ley del Péndulo) y hoy, el diario Expansión, una entrevista a un Abogado en la que reprocha la competencia desleal que se ha instalado en el sector (precios tirados para quedarse con los clientes). Reconoce excesos y la necesidad de adaptarse al mercado.
Y aprovecho la introducción para reclamar lo que el hoy inexistente Tribunal de Defensa de la Competencia dijo sobre los Procuradores en el año 2000: precio libre para abogados y procuradores y tasaciones de costas para peritos y testigos. Verán las razones.
El día 27 de julio de 2009 el Juzgado de lo Mercantil número 7 de los de MADRID dictó una sentencia en la que redujo los derechos de un Procurador en un concurso, fijados con arreglo al Arancel, de 2.581.393€ a 535.735,25€. Han leído bien. Pero no contento con eso, el Juez reclamó en la sen…

Un comentario sobre las RPT de los SJ en la NOJ (título adaptado a la reforma)

Imagen
Después de casi ochos años se ha publicado bien poco sobre las famosas relaciones de puestos de trabajo (RPT) en las que se supone deben integrarse los Secretarios Judiciales (SJ). Circularon hace tiempo (muchísimo), unos listados por alguna Comunidad Autónoma (CA) llenos de acrónimos y de números que no tenían ningún sentido.
El asunto tiene mala pinta por tres razones de diferente peso: la primera es que nadie quiere un cuerpo independiente y visible. Basta la lectura de los escritos que redactan catedráticos y magistrados para comprobar la validez del aforismo. No se critica ya la necesidad de una nueva oficina judicial sino que la dirijan los Secretarios Judiciales.
La segunda razón es que como cuerpo de funcionarios no sabemos a lo que nos enfrentamos. Es la sanción por la invisibilidad.
La tercera es que el desconocimiento facilita que grupos de escasa o nula representación dentro del cuerpo terminen vinculando a la mayoría; mayoría que dicho sea, tampoco muestra ningún espíritu…